Productos para el sellado de instalaciones

Los huecos en elementos separadores contra incendios que no son sellados correctamente supondrán un peligro a la hora de garantizar la compartimentación de sectores de incendio. La utilización de ladrillos intumescentes como solución de sellado de instalaciones se pueden convertir en un gran aliado contra la propagación del fuego.

Ladrillos intumescentes como sellado de instalaciones

El mero hecho de comprobar el correcto estado de las diferentes sectorizaciones es una de las tareas imprescindibles para llevar a cabo una vez realizada la obra. En caso de encontrar huecos en los elementos separadores, estos últimos se han de tratar con el correspondiente sistema de sellado de pasos de instalaciones, además de un mantenimiento de los propios sectores, revisándolos con detenimiento y actuando convenientemente sobre los nuevos huecos que puedan existir o los ya presentes que se hayan sometido al paso de las nuevas instalaciones.

Existen muy diversos sistemas para realizar el sellado de instalaciones en función de la propia naturaleza del elemento a sellar o la necesidad de la propia obra. En este sentido, podemos destacar un tipo de sellado mediante cables sueltos o bandejas eléctricas a partir de un sistema de panel de lana mineral con recubrimiento de masillas, pintura ablativa, resinas de recubrimiento intumescente, aplicación de mortero y espuma. Por otro lado, también se podría resaltar un tipo de sellado aplicado mediante la colocación de sacos o ladrillos intumescentes para huecos con paso de instalaciones modificables.

Sellado de Instalaciones con ladrillos intumescentes

Sellado de Instalaciones con ladrillos intumescentes 

Los mencionados ladrillos intumescentes son resistentes al agua, el calor, la luz, el hielo y, en general, a los ambientes industriales. Constituidos por un material intumescente que se expande alrededor de los 150ºC, los ladrillos sellan todos los huecos, impidiendo el paso del humo y el fuego. Este tipo de recursos se mantienen operativos durante largos períodos de tiempo.

Los ladrillos intumescentes se caracterizan por su perfecta y resistente compartimentación frente al polvo y su fácil colocación sin obra, lo que hace que sean especialmente útiles en pasos de cables y juntas en aquellos locales que son más sensibles al polvo como sucede con la sala de ordenadores.

ladrillos intumescentes

Algunas de las aplicaciones más destacadas de los ladrillos intumescentes pasan, por ejemplo, por muros y forjados, sellado temporal o permanente de pasos de instalaciones de bandejas de cables y tuberías como se ha indicado anteriormente, así como bloques de hormigón y tabiques secos.

Además de presentarse como una solución reutilizable sin fraguado para aperturas de un tamaño medio medio o grande, este tipo de materiales resistente incendios que pueden prolongarse hasta un tiempo estimado de 4 horas en los sistemas de prueba. Igualmente, este tipo de recursos son aptos para pasos nuevos o repetidos con cables adicionales. Para su correcta instalación, no se precisa de herramientas especiales, lo que otorgará mayor facilidades al usuario.También hay modalidades que integran tecnología grid para reducir el uso de cubierta de chapa y malla de alambre, con la que se logrará una instalación más rápida y caracterizada por su limpieza.

Ladrillos intumescentes como protección pasiva

En Control Ignífugo ofrecemos soluciones de sellado de instalaciones para contrarrestar la propagación del fuego. Somos conscientes de que este tipo de acciones tienen una gran relevancia, tanto en el inicio como en el desarrollo del propio incendio. En función de los campos de aplicación a los que se haga referencia, los ladrillos intumescentes como sellado de instalaciones los empleamos para las bandejas de cables, tuberías metálicas y conductos de ventilación. Para más información, llamadnos y os asesoraremos al respecto.